lunes, 27 de abril de 2015

Libros de Astronáutica

Celebramos el pasado jueves 23 de abril el día del libro y, de novios, Menchu aprovechaba para regalarme libros de Astronáutica. Lo cierto es que, siendo la Astronáutica una tecnología rápidamente cambiante, los libros que tratan sobre ese tema quedan obsoletos en poco tiempo.
Yo tenía la costumbre de comprar cuantos libros encontraba sobre el tema y, de hecho el único coleccionable por fascículos que he seguido fue "Historia de la Astronáutica" que seguí hasta que dejaron de publicarlo.
Aun conservo todos los fascículos sin encuadernar ya que las portadas nunca llegaron a ser comercializadas.
Tengo también otros libros que localicé en mis frecuentes visitas a librerías de viejo.
Muy interesante me resultó Cosmos de Andreas Faber Kaiser.
Recientemente he descubierto otra joya literaria de Astronáutica en el blog de Javier Casado que tengo enlazado en mi lista de blogs pero ya que no pude pagarle en metálico por la descarga del pdf se lo pago en publicidad con este enlace al libro de Atronáutica de Javier Casado.
Lo cierto es que en mi actual condición de discapacitado el libro electrónico me resulta más accesible que el clásico de papel ya que, al poder utilizar una única mano, no puedo pasar las páginas y sostener el libro simultáneamente.

LamentablementeFaber Kaiser desperdició después su talento dedicándose a relatos conspiranoicos como ·"Jesús vivió y murió en Cachemira" o que la Luna era un nave espacial tripulada por alienígenas que nos vigilaban a la espera de invadir La Tierra.
Recuerdo que cuando se afirmaban barbaridades como esa, se hacía siempre referencia a que lo afirmaban científicos soviéticos.
Muchos años después tuve ocasión de asistir como ponente a un congreso de Astronomía en lo que ya no era la URSS sino la Federación Rusa y los tales científicos soviéticos eran encantadores profesores de Astronomía, ya mayorcitos que uno no podía identificar con tales afirmaciones sino que se los imaginaba delante de una pizarra llena de ecuaciones dando explicaciones a sus alumnos sobre la Estructura de La Galaxia o el movimiento de los cuerpos celestes. Leningrado ya no existía sino que era San Petersburgo y si alguno de ellos llegó a afirmar lo que Faber-Kaiser decía (cosa que dudo), sin duda debió de retractarse después.
Durante aquel congreso tuve ocasión de visitar el observatorio de Pulkovo.
Posteriormente he mantenido contacto con muchos de los participantes pero de todos ellos me quedo en este momento con Abdusamatov ( a quien no conocí personalmente) por sus predicciones sobre el cambio climático, cada vez más acertadas.
Entrada a la Universidad de Petrozavodsk (Karelia, Rusia), (agosto de 1995)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada