martes, 26 de mayo de 2015

Astrometría

Lógicamente, si queremos marcharnos del Sistema Solar, lo primero será saber dónde estamos y a dónde vamos.
Una de las partes menos espectaculares , aunque  muy importantes de la Astronomía es la Astrometría. Como su nombre indica, es la parte de la Astronomía dedicada al estudio de las posiciones y movimientos de los cuerpos celestes.
Si bien la tarea de clasificar estrellas y sus posiciones ya fue iniciada  hace varios milenios, no ha sido hasta ahora que la tecnología nos ha permitido hacerlo con gran precisión. Los primeros instrumentos que permitieron confeccionar buenos catálogos estelares fueron los círculos meridianos.
Sin embargo, la posibilidad actual de observar el cielo desde fuera de la atmósfera ha favorecido la creación de los denominados satélites astrométricos. Otra de las ventajas de tales satélites  es que confeccionan catálogos independientes de un lugar de la Tierra en el que se haya podido elaborar evitando errores sistemáticos debidos a causas geográficas. Al contrario que las sondas planetarias que nos envían espectaculares fotografías de la superficie o la cobertura de nubes de planetas y satélites, los satélites astrométricos "sólo" envían una áspera y aburrida masa de datos de posiciones y velocidades de cuerpos celestes, que sólo quienes se dedican a la Ciencia pueden aprovechar. Lo que es seguro, es que estos resultados no encontrarán sitio en los medios de comunicación más generales.
Hasta el presente, sólo han habido dos misiones astrométricas, ambas de la ESA.(comprensible porque los europeos somos menos exigentes que los US-americanos respecto a cómo nuestros gobiernos se gastan nuestros impuestos, pues los ciudadanos US-americanos exigen resultados más espectaculares). Tales misiones han sido HIPPARCOS  y GAIA
Aunque no fuera esa su misión, el mismo principio por el que se detectan exoplanetas ha provocado que GAIA haya descubierto alguno aunque no fuera ése su objetivo.
La misión de descubrir exoplanetas se había encomendado al satélite Kepler de la NASA (coherente con lo dicho más arriba ya que todo lo que sean nuevos planetas potencialmente habitables es más atractivo para el público) pero como el principio utilizado para detectarlos se basa en las variaciones de velocidad y posición de las estrellas, los datos de GAIA también resultan útiles para realizar esa función.
El éxito de la misión Kepler ha provocado que ya tenga un sucesor. La mision Tess .
Ciertamente, tardaremos mucho tiempo en detectar el planeta ideal para emigrar.
Además, necesitaremos primero enviar sondas no tripuladas para asegurarnos que realmente podemos irnos allí.
Ese proceso requerirá  cientos de años que son los que necesitamos también para mejorar nuestra tecnología y hacer ese viaje realizable para seres humanos, eventualmete acompañados de otras especies de seres vivos para colonizar el planeta de destino.
P or el camino también deberá definirse la legislación internacional respecto a la colonización de Nuevos Mundos, tanto dentro como fuera del Sistema Solar.
A mí siempre me ha hecho gracia la postura del avaro de El Principito  que se siente rico por "poseer" muchas estrellas, las cuales cuenta una y otra vez.
" El Principito le pregunta al avaro qué hace con todas las estrellas que posee: - "Nada, solo las poseo", le responde el financiero. - "Y ¿para qué te sirve poseer las estrellas?", le dice el héroe ficticio. - "Me sirve para ser más rico". Para comprar más estrellas si alguien las encuentra". - Pero "¿Cómo se pueden poseer las estrellas?".

Composición fotográfica del satélite hipparcos observando la esfera celeste

No hay comentarios:

Publicar un comentario